Por qué no logramos cosas extraordinarias

extraordinario

¿Has tenido alguna vez la sensación de ser especial por algún motivo? ¿De tener la misión de marcar la diferencia en algún lugar en algún momento de tu vida? ¿Has tenido la certeza de que algún día verías esa oportunidad diseñada para que sólo tú la aprovecharas?

La historia está llena de ejemplos de hazañas y logros extraordinarios del ser humano. Sin embargo, la mayoría de personas llevan una vida “normal”, como diría Steve Jobs, “tratando de no romper muchas cosas por ahí”, dentro de un sistema u otro que les facilitan seguridad y comodidad. El inconveniente de estos sistemas es que no suelen dar esas oportunidades para lograr cosas extraordinarias. Es más, evitarán al máximo todo lo que se salga de lo ordinario y normal. Cualquier intento de romper el status quo que tanta comodidad le da al propio sistema y a sus seguidores será atacado frontalmente con toda la fuerza posible. Por lo que si quieres en mi opinión la respuesta a la pregunta del título de este post, ¿Por qué no logramos cosas extraordinarias?, es porque nos rendimos ante la fuerza de lo cotidiano y conocido.

Esto es lo que pasa cuando se te pasa por la cabeza intentar ir más allá de lo establecido y conseguir tus sueños:

1. Tus aliados se vuelven tus enemigos

Comenzando por tu círculo más íntimo de familiares y amistades, hasta cualquier persona que puedas comentarle lo que quieres hacer, parecerá que ellos ya han estado allí donde quieres ir y no te desearán que te embarques en el viaje. Todos los comentarios desalentadores que escuches serán un vivo reflejo de tu propio condicionamiento, de tus dudas y de tus miedos. Prácticamente la totalidad de ellos preferirán que todo quede igual que estaba, porque es lo que conocen, y porque probablemente no podrían encajar que existiera una evidencia de que hay algo más allí fuera. Para ellos entonces ya no existirían excusas para perseguir sus propios sueños.

Lo peor de todo es que tu mente te hace creer que todos ellos tienen razón.

2. El tiempo se te hará eterno en el proceso

Parece que va todo lento, sí. En realidad es la impaciencia ante la falta de resultados tempranos lo que nos pone en ese estado emocional.

Todo proceso tiene su tiempo de incubación, maduración, desarrollo. Vivimos entretenidos por medios que nos muestran los logros de personajes famosos y empresas de éxito. Sin embargo esos mismos medios no difunden todo el tiempo de desarrollo de esos acontecimientos. Pueden ser hasta décadas de perseverancia y paciencia que pasan desapercibidas a la luz del público, que sólo ve el resultado final.

Cada elemento de este universo en que vivimos se desarrolla a cierto ritmo y según ciertos ciclos. A nuestra vista puede parecer que un árbol recién plantado no está creciendo, pero en el transcurso de años ese mismo árbol puede superar la altura de edificios.

El tiempo al fin y al cabo sólo es una perspectiva hacia adelante o atrás desde el momento presente, donde todo parece que ha ocurrido en un instante.

3. Lo más probable es que consideres que lo razonable es el abandono

Dice un proverbio chino que la tentación de abandonar se hace más fuerte cuando estamos a punto de conseguirlo.

Y si llegas a ese punto y de verdad abandonas, deberás saber que el sistema ha vencido de nuevo y ha conseguido mantener el equilibrio tan deseado. Todo vuelve a la normalidad, todo vuelve a ser familiar, cómodo, conocido. Vuelves a ver la vida pasar desde el mismo sitio. El sistema te ha demostrado que es así como se está mejor, sin peligros, sin aventuras, sin riesgos, y querrá que permanezcas bajo sus reglas reforzando más aún tu condicionamiento para que no se te vuelvan a pasar esas ideas locas por la cabeza.

Si no abandonas llegado a este punto, irás contracorriente, serás irrazonable actuando muchas veces de forma insensata sólo valiéndote de tu instinto y tu deseo de seguir adelante, pero más temprano que tarde, habrás no sólo conseguido tu sueño, sino creado una nueva realidad a la que esta vez el sistema tendrá que haberse adaptado.

  ****************************

¿Quieres recibir los artículos de Sabiduría Consciente en tu e-mail en el día de su publicación? Subscríbete en la sección “artículos en tu email” de Sabiduría Consciente

Vídeos relacionados:

SmileChannelTV: Jack Canfield: La fisiología del éxito

Publicado en emprender | Etiquetas , , | Comentarios desactivados

Cómo usar las interrupciones a tu favor

interrupcionesLas interrupciones, por definición, suelen aparecer cuando menos te las esperas. La palabra interrupción lleva la palabra rotura (ruptio del latín) en su raíz. Una rotura del pensamiento, de la acción o del momento presente.

Saber entrenar la mente para la gestión de estas interrupciones, ya sean voluntarias, involuntarias, conscientes o inconscientes, te proporcionará un mayor nivel de concentración y eficiencia puesto que los resultados que quieres requieren foco, conciencia, determinación y puesta en acción, ya sea con un plan de antemano o sin él.

Tu nivel de concentración depende directamente de la intensidad con la que vivas el presente. Dale Carnegie explicaba a modo de metáfora que los grandes barcos cuentan con un mecanismo de seguridad por el que minimizan las probabilidades de hundirse ante una rotura de su casco. El mecanismo consiste en aislar el compartimento del barco, en el interior del casco, donde se produce la rotura de tal forma que el agua no pueda entrar al resto de compartimentos del barco y hundirlo por completo.

Los pensamientos sobre el pasado y el futuro pueden asemejarse a los compartimentos contiguos a aquel que se ha aislado en el barco con una rotura en su casco. Podemos aislar entonces el momento presente, y centrarnos únicamente en ese “compartimento temporal” para que los pensamientos acerca del pasado en forma de remordimientos y emociones negativas o acerca del futuro en forma de preocupación por resultados por llegar no hundan nuestro barco llamado conciencia y le permitan navegar en aguas del momento presente, la acción, el fluir y los resultados.

Una de las estrategias que puedes usar para elevar tu nivel de concentración y conciencia sobre el momento presente es la gestión de las interrupciones. Cualquier interrupción facilita, si no la gestionamos conscientemente, la dispersión de nuestra mente en pensamientos sobre el pasado o el futuro. Sin embargo, lo que puede parecer un golpe que viene directamente a nuestra línea de flotación y romper nuestro ritmo puede servirnos para incrementar nuestra energía y concentración.

1.- Identifica la interrupción

Sé consciente del momento en el que se ha roto la continuidad en lo que estabas pensando o haciendo. Este es el paso más importante y el que abre la posibilidad de seguir tratando la interrupción. Identifica también si la fuente de la interrupción es interna, provocada por alguna emoción o pensamiento, o externa, provocada por alguna otra persona o evento. Cuanto antes puedas identificar en qué momento se produce la interrupción mejor atención y foco obtendrás para gestionarla. ¿Cuántas veces te has sorprendido dedicándote a hacer algo pero no sabes en qué momento lo iniciaste ni para qué? Trata de identificar qué pensabas o sentías en el momento en el cambiaste el foco de tu atención.

2.- Cambia tu foco para gestionar la interrupción

Vuelve al momento presente centrándote en tu respiración por unos segundos y cambia tu foco de atención hacia la fuente de la interrupción. Elige por tanto dejar de prestar atención y concentración a aquello que estaba ocupándote.

3.- Elige cómo gestionar la interrupción

Puede parecer que las interrupciones nos roban el protagonismo sobre lo que hacemos, pero sin embargo si una vez centrado el foco en la fuente de la interrupción, elegimos conscientemente cómo gestionarla, volvemos a recuperarlo. Sea lo que fuera aquello que te interrumpió, mantén tus cinco sentidos en despachar el asunto. Puede que sea durante sólo unos segundos , si eliges obviar la interrupción y volver al momento presente centrado en lo que te ocupaba., o quizás esa interrupción te requiera mucho más tiempo, pero mantén tu atención en el presente para gestionarlo.

Materializamos ideas a través de nuestra concentración, y tenemos la capacidad de elegir en qué poner nuestro foco y en qué no ponerlo. Mediante la táctica de identificar y ser consciente de qué nos interrumpe nos podemos vivir y actuar cada vez más en el momento presente.

****************************

¿Quieres recibir los artículos de Sabiduría Consciente en tu e-mail en el día de su publicación? Subscríbete en la sección “artículos en tu email” de Sabiduría Consciente

Vídeos relacionados:

SmileChannelTV: Eckhart Tolle: Cómo dejar de pensar demasiado

Publicado en Entrenamiento mental | Etiquetas , , , | Comentarios desactivados

Las creencias de los mejores emprendedores

creencias_emprendedor“Cuando creces, normalmente te cuentan que el mundo es tal cual es y que tu vida se limita a vivir dentro de ese mundo, intentando no moverte demasiado ni romper nada, intentando crear una familia, divertirte, ahorrar algo de dinero….

¡Eso es una vida muy limitada!

La vida puede ser mucho más rica una vez que hayas descubierto un simple hecho: que todo lo que te rodea y que llamas “vida” fue creado por personas que no han sido más listas que tú, y que tú puedes cambiarlo, puedes influir en ello, puedes crear cosas que otras personas pueden usar. 

En el momento en que entiendes que puedes agitar la vida, que sabes que empujando en uno de sus lados, algo aparece en el otro lado, que puedes cambiarla, que puedes moldearla… Eso es quizás lo más importante: romper esta noción errónea de que la vida está ahí y tú tan sólo tienes que vivir en ella, versus abrazarla, cambiarla, mejorarla, dejar tu marca. Creo que es muy importante y una vez lo aprendas, cuando lo hagas, querrás cambiar la vida y mejorarla, porque está hecha un desastre en muchos aspectos.

Cuando aprendas esto, no volverás a ser la misma persona.”

Este extracto de una de las entrevistas a Steve Jobs en 1994 nos deja claro cuál es en su opinión el descubrimiento clave que nos permite a las personas ocupar un papel emprendedor en la vida y mejorarla. El descubrimiento que forma un conjunto de creencias y valores encaminados hacia el cambio consciente, aunque enfrentados a lo establecido.

¿Intentas vivir o creas tu propia vida?

Los seres humanos podemos cambiar y mejorar el mundo a través de una capacidad singular que poseemos y que nos diferencia. Es la capacidad de la elección consciente. Si nos tragamos la creencia contraria de que en esta vida no hay más remedio que intentar vivirla estamos desaprovechando todo ese poder creativo del que somos privilegiados con respecto al resto de seres vivos.

Siempre hay margen de mejora

¿Por qué tendemos a creer que en cada etapa de la evolución humana ya estamos en el límite de los nuevos descubrimientos, y de las nuevas ideas para nuestro progreso? La historia nos demuestra siempre lo contrario, sin embargo son pocos los atrevidos, los visionarios, los emprendedores que se arriesgan a soñar y a materializar cada idea.

Deja tu marca. Cada individuo es único.

“Lo que ya existe fue creado por personas no más listas que tú”, es decir, cada uno de nosotros posee el potencial de crear algo nuevo y de contribuir. Lo que ya existe es simplemente un resultado de acciones pasadas que nada tiene que ver con lo que puede ser.

Cada nueva acción cuenta

Albert Einstein dijo que la definición de locura es realizar lo mismo una y otra vez y esperar resultados distintos. Cuando emprendemos inevitablemente nos posicionamos en muchos aspectos en territorio incómodo, donde podemos fallar, o los resultados puede que no sean los que esperamos, pero “sabes que empujando en uno de sus lados, algo aparece en el otro lado”, y por tanto algo nuevo y distinto se habrá creado. El emprendedor siempre preferirá un resultado distinto, pero incómodo, que repetir la rutina de lo conocido.

****************************

¿Quieres recibir los artículos de Sabiduría Consciente en tu e-mail en el día de su publicación? Subscríbete en la sección “artículos en tu email” de Sabiduría Consciente

Vídeos relacionados:

SmileChannelTV: Steve Jobs: Una mente maravillosa

SmileChannelTV: Atrévete. Cambia

 

Publicado en emprender | Etiquetas , , | Comentarios desactivados

Potencia tu genialidad creativa

pensamiento lateralSi hay algún conocimiento o habilidad que me hubiera gustado que me enseñaran en cualquiera de mis etapas de formación, es el desarrollo de la visión y la creatividad.

En esos años, podríamos justificar la ausencia en colegios y universidades de esos contenidos por una falta de conocimiento o dificultad de acceso a los mismos, sin embargo hoy en día, donde al acceso al conocimiento es inmediato y los avances en esta materia están al alcance de todos, son pocas las instituciones, afortunadamente cada vez más, las que incorporan este tipo de contenidos formativos en grupos de alumnos de temprana edad.

Una persona se preguntaba, comentando uno de los vídeos que habíamos compartido en SmileChannelTV hace unos días, por qué hay un momento en la vida de la mayoría de las personas en el que la rutina y el conformismo se instala en sus vidas cuando sin embargo en su niñez y juventud su comportamiento es el opuesto, lleno de aventura, experiencias y vitalidad.

Aprendemos y nos acostumbramos a no ser creativos

En 1968, George Land condujo pruebas de creatividad con niños de 5 años. Los mismos tests se habían utilizado para seleccionar ingenieros con capacidad innovadora para la NASA. Los resultados de las pruebas: El 98% de los niños de 5 años consiguieron en sus tests puntuaciones de creatividad en niveles de los genios. Ese mismo test fue probado en personas de diferentes rangos de edad con resultados cuanto menos sorprendentes:

El 30% de los niños de 10 años demostró ese nivel de creatividad en el test, sin embargo ese porcentaje descendía hasta el 12% en niños de 15 años, y únicamente un 2% de los 280.000 adultos que se sometieron al test tuvieron un resultado similar.

¿Qué es lo que afecta tan drásticamente a nuestra creatividad una vez hemos superado la edad infantil? Beth Jarman en su libro “Breakpoint and Beyond” concluye que el comportamiento “no-creativo” es aprendido, es decir, a medida que vamos cumpliendo años, el genio que todos llevamos dentro va siendo ocultado por capas y más capas de hábitos aprendidos.

Resulta que mientras crecemos, los instrumentos de la sociedad en la que vivimos nos lavan el cerebro año tras año encerrándonos en paradigmas que nos llevan a ser poco más que marionetas en manos del status quo.

Es momento de recuperar todo el potencial creativo que llevamos de serie en nuestros genes, que nunca se perdió, sino que fue ocultado. No se trata de convertirnos en alguien que nunca fuimos, sino todo lo contrario, de desvelar lo que realmente quiere nuestro niño interior.

Vuelve a lo básico

1. Visualiza. Resérvate tiempo para visualizar cómo quieres que sea tu futuro ideal. No importa el periodo de que se trate. Cuando despiertes cada día, camina mentalmente cada momento del día que te espera y visualiza cómo querrías que fuera. Haz un paréntesis cada semana para recopilar y actualizar todo lo acontecido y preparar lo que quieres que ocurra en la siguiente. Piensa de forma estratégica acerca de tu vida a uno, tres y cinco años y elige cómo quieres que sea.

2. Escucha a tu cuerpo. Pregúntate qué te hace sentir bien y hazlo! Nuestro cuerpo es la mejor brújula. A través de nuestros sentimientos somos capaces de dirigir el rumbo de nuestra vida. Si te sientes mal, escucha a tu cuerpo porque sólo tú puedes averiguar cuál es su intención y para qué te está avisando.

3. Disfruta en la incertidumbre. En vez de preocuparnos, la no certeza y el libre albedrío deben llenarnos de poder. Si todo fuera previsible seríamos todavía más prisioneros de la rutina, así que consideremos todas las posibilidades como oportunidades para crecer y experimentar. Todas esas oportunidades las tienes a tu disposición en este momento.

4. Espera lo mejor y actúa para conseguirlo. Si invertimos tiempo en visualizar nuestros sueños, pero no acompañamos esa visión con una actitud y creencia de que los vamos a conseguir junto a unos pasos para avanzar hacia ello, malgastaremos energía.

Desear es esperar. Esperar es conseguir.

Si después de tomar conciencia miramos hacia adentro, hacia nuestro niño interior, y escuchamos lo que nos está diciendo, no tendremos dudas. Ese niño quiere lo que todos los niños quieren: mirar, explorar, probar, trepar, saltar, reír, jugar, … ¿Cuántas de estas cosas hacemos al cabo del día? ¿Le estamos dedicando algo de nuestro preciado tiempo? Si no es así, nuestra fuerza creativa está atrapada y nuestra visión cegada.

****************************

¿Quieres recibir los artículos de Sabiduría Consciente en tu e-mail en el día de su publicación? Subscríbete en la sección “artículos en tu email” de Sabiduría Consciente

Vídeos relacionados:

SmileChannelTV: Video mensaje para el futuro

SmileChannelTV: ¿Realmente estás haciendo lo que te hace feliz?

Publicado en Desarrollo personal, emprender | Etiquetas , , , , | Comentarios desactivados

¿A dónde se fue mi motivación?

buscando mi motivacion¿Sentiste alguna vez que podías conseguir todo lo que te propusieras, que pasara lo que pasara todo te iba a salir a la perfección? Ese estado emocional de euforia es el ingrediente fundamental para que precisamente todo aquello que pensamos que va a salir bien, ocurra cual profecía autocumplida.

El problema llega cuando los resultados que esperas no acaban de llegar en la medida o a la velocidad que tú quisieras, o cuando algún otro evento impacta negativamente en tu estado de ánimo. ¿Cómo puedes encontrar la motivación a voluntad cuando la has perdido?

Motivación externa vs. Motivación interna

La motivación externa podemos encontrarla en nuestro entorno. Ante un estado de ánimo negativo solemos acudir a fuentes inspiradoras que nos transmitan esa energía que parece que nos falta: Podemos asistir a una charla motivacional, ver algún documental en el que se ensalza el potencial humano de esas personas que superan las más perversas adversidades para luego resurgir y alcanzar el más grandioso éxito, podemos leer libros de desarrollo personal, o incluso leer artículos como el que estás leyendo ahora…

Todas estas opciones y las que se te han ocurrido a ti pueden funcionar, pero normalmente tienen una capacidad temporal para motivarnos, y su efecto se esfuma poco tiempo después de haberlo experimentado, dejándonos en el mismo estado del que partíamos una vez que volvemos al “mundo real”. En casos de adicción a estas fuentes de motivación externas podemos encontrar a personas que encadenan un artículo o evento motivacional con el siguiente de forma indefinida sin tomar toda esa energía motivacional que les llega desde el exterior y conectarla con su esencia. ¿A dónde se fue su motivación?

Es la motivación interna, aquella que parte de nuestro espíritu y honra nuestros más preciados valores la que consigue que los cambios en nuestro estado de ánimo sean permanentes y nos impulsen a actuar en dirección a nuestras metas de una forma sostenida en el tiempo.

¿Cómo aumentar la motivación interna?

Te propongo dos puntos de reflexión:

1. Perspectiva

Una de las razones por los que los estados de ánimo negativos parecen absorbernos es por la falta de perspectiva. Llega un momento en el que nuestro foco de atención se limita exclusivamente y de forma recurrente a un puñado de temas, o bien se centra en un periodo determinado de tiempo, o en determinadas relaciones. ¿Qué hay más allá de todo eso? ¿Qué hay antes, después o mejor aún, ahora? y ¿quién más hay?

2. Confianza y Autoestima

Si dejas que el ciclo de estados de ánimo negativos se convierta en hábito, tu autoestima irá disminuyendo cada vez que pases por la línea de salida. Es necesario, una vez que has tomado perspectiva, poder elevar tu energía interior y construir patrones de pensamiento que vayan en la otra dirección, y que te hagan sentir cada vez mejor.

Recursos del pasado
La vida nos propone retos uno detrás de otro desde que nacemos, y si echas mano de tu historial podrás reconocer todo lo que has conseguido, cada prueba superada, cada aprendizaje y cada éxito. Cada reto ha ido añadiendo en tu mochila de recursos una habilidad, una destreza, un don. Sabes que cuentas con todo eso para llegar allí donde te propongas sin importar los obstáculos que parezcan estar en el camino. Sabes que fuiste tú, y no tu entorno y no nadie más, quien protagonizó la historia y quien consiguió lo que se propuso a través de sus cualidades personales. Piensa en tus tres cualidades personales que marcaron la diferencia en esos momentos y que tienes a tu disposición ahora, ¿Cuáles serían esas cualidades? Deténte ahora en tu lectura y escríbelas.

Apoyo incondicional
¿Tienes esas tres cualidades por escrito? ¿Y si le preguntáramos a la persona que más confianza tiene en ti, a esa persona que sabes que te admira por quien eres y todo lo que haces y que apostaría todo por ti? ¿Qué sentiría esa persona cuando le preguntáramos sobre tus cualidades y qué añadiría a tu lista? Para de nuevo y escribe esas cualidades tuyas también.

Sólo si has reflexionado y trabajado estos dos pasos y sientes que has recuperado parte de la motivación que no sabías donde fue, habrás podido sentir de dónde proviene realmente tu motivación. La que realmente perdura en el tiempo. Puede que al fin y al cabo no se había ido tan lejos.

****************************

¿Quieres recibir los artículos de Sabiduría Consciente en tu e-mail en el día de su publicación? Subscríbete en la sección “artículos en tu email” de Sabiduría Consciente

Vídeos relacionados:

SmileChannelTV: Video mensaje para el futuro

SmileChannelTV: Validation: El poder de la actitud positiva

Publicado en Coaching, Motivación | Etiquetas , | Comentarios desactivados