Cómo programar una alarma en tu mente

Sabemos que nuestro cerebro funciona de forma asociativa. Una idea, un recuerdo, un estímulo conduce a otro, que encadena con otro más, y otro hasta llegar a una conclusión que nos guía en nuestra experiencia mientras recibimos ese estímulo.

¿Quién no ha recordado algún momento del pasado mientras escuchaba una canción determinada? ¿O le venía a la mente una persona cuando olía aquel perfume? ¿Quién no ha tenido esa sensación de que se olvida algo al salir de casa… y efectivamente se olvidaba algo? En todas estas experiencias nuestro subconsciente nos envía mensajes a nuestra mente consciente para hacernos recordar algo, a través de su sistema de asociaciones.

Nuestra mente lleva un reloj interno que funciona con millones de asociaciones neuronales

Es posible usar este mecanismo de forma consciente con la técnica que te muestro a continuación. Es algo que uso a menudo cuando no tengo a mano nada con qué anotar y necesito recordar o hacer algo en un futuro cercano, como si programara una alarma en mi mente para avisarme ante un suceso determinado.

El método es el siguiente:

  1. Visualiza el momento del futuro en el que quieres que te salte la alarma de lo que tienes que hacer.
  2. Piensa en qué lugar estarás en ese momento, qué estarás haciendo, qué verás, con quién estarás, qué momento del día será, etc. Cuantos más detalles visualices, mejor.
  3. Y este es el paso clave. Dentro de la escena que estás pensando, imagínate a ti mismo recordando aquello que tienes que hacer y diciéndote a ti mismo: A-ha! Ahora tengo que …. [El motivo de tu recordatorio].
  4. Libera tu mente y sigue con lo que estuvieras haciendo en ese momento.

En el momento que estés en la situación que has imaginado en tu visualización, tu mente lo asociará a aquello que necesitas hacer y el aviso te vendrá a tu mente de inmediato.

La mejor forma de programar alarmas o recordatorios es escribirlos en algún sitio donde lo vayas a leer más adelante o programarlo en algún dispositivo que te avise automáticamente. Cuando no tengas ninguna de estas dos cosas a mano, prueba este método. A mí me ha funcionado siempre que lo he probado, y lo que es mejor, siempre me ha parecido algo mágico.

Esta entrada fue publicada en Entrenamiento mental con las etiquetas , , . Bookmark the permalink.

Los comentarios estn cerrados.