Para qué entrenar el poder que te dan (y te quitan) tus hábitos

hábitoSi crees que tus hábitos te controlan, estás en lo cierto. Si por el contrario, crees que tú puedes controlarlos, también estás en lo cierto. ¿Qué eliges entonces?

Si los hábitos son mecanismos mentales que se supone nos hacen la vida más fácil, ¿Por qué llegamos a adquirir algunos que llegamos hasta detestar? Y si realmente los podemos adquirir con un propósito consciente ¿Cómo y para qué?

Un hábito surge en principio por una emoción positiva ante un estímulo que recibimos. En ese momento, algo nos ha hecho sentir bien y automáticamente nuestra mente genera una asociación positiva. Mediante la repetición de aquello que en un principio nos agradó, el hábito echa raíces, se hace fuerte y adquiere su poder.

La motivación para aprender a adquirir hábitos nos la puede dar la visión consciente sobre los mismos que  resume esta frase: “Las personas exitosas adquieren hábitos para hacer lo que a los que fracasan no les gusta hacer” (Albert E. N. Gray)

Gray nos habla de adquirir un hábito de forma consciente. Eso es distinto a la respuesta instintiva a un estímulo ¿no? Además, nos propone adquirir hábitos para hacer algo que a otros no les gusta hacer (y posiblemente a nosotros tampoco). Esto último tampoco tiene que ver con lo que nos agrada. Para mí lo más importante del mensaje es que adquirir hábitos de forma consciente marca la diferencia.

1. Elige

Comienza eligiendo qué hábito quieres adquirir. Seguramente lo que te plantees sea algo que normalmente te cuesta hacer. Vale, sí, en cualquier momento puedes hacerlo, pero ahora “no te apetece” o… “te da pereza”. Ahora bien, hazte esta pregunta: Si adquieres ese hábito, ¿conseguirás alguno de tus objetivos? Echa un vistazo a tu lista escrita de objetivos y comprueba a cuál de ellos te acercarías.

2. Repite

Repite una y otra y otra vez. Los hábitos son como los cables de acero que sujetan puentes. El cable es más resistente cuantos más hilos tiene.

¿Hasta cuándo repetir? Algunos estudios muestran que el número de repeticiones necesarias para incorporar un hábito ronda las 30. ¿Te merece la pena invertir 30 días o más en repetirlo para conseguir tu objetivo? La sensación que te dejará cada nueva repetición será cada vez más agradable, a la vez que el esfuerzo que necesites para realizarla irá disminuyendo.

3. Incorpora

¿Estás empezando a notar los resultados? El poder del hábito está dejándote ya evidencias. Si te está sirviendo para bien, cuídalo. No te costará ahora tanto como antes. Pero también una advertencia: Elige bien qué hábitos adquirir, porque una vez los adquieres, ellos te adquieren a ti.

¿Quieres recibir los artículos de Sabiduría Consciente en tu e-mail en el día de su publicación? Subscríbete en la sección “artículos en tu email” de Sabiduría Consciente

Esta entrada fue publicada en Entrenamiento mental con las etiquetas , , . Bookmark the permalink.

4 Respuestas a Para qué entrenar el poder que te dan (y te quitan) tus hábitos

  1. Maite Bermejo says:

    Fantástico enfoque Raúl.
    Yo sugiero trasladar la idea al ámbito económico, de forma que si pudiéramos calcular el retorno de inversión (mejora de la salud) que implica la incorporación de un nuevo hábito saludable (30 días), la cifra nos sorprendería muy positivamente… Cuesta mucho dar el paso? Siiiii, pero es que la recompensa es tan enorme que merece la pena !!!!

    • Raúl says:

      Gracias por tu comentario Maite. Coincido contigo. Los hábitos saludables son para mí doblemente eficaces. Tienen todas las ventajas del hábito incorporado (por cierto, incorporar: del latín “in corpus”, dentro del cuerpo), y además sus efectos benefician al equilibrio del propio cuerpo.

  2. José Luis Sorcia says:

    Raúl
    Eres un brillant coach sin duda. Me gustan bastante todos tus artículos.
    Te deseo un 2011 de mucho éxito personal y profesional. Desde México, un abrazo.

    • Raúl says:

      Muchas gracias José Luis por tu comentario y estoy encantado de que alguien como tú con tu experiencia y conocimientos siga mi blog.
      Un feliz 2011 para tí también!