Atención médica en tu gestión del tiempo

triajeEl triage es un sistema de clasificación de heridos usado para minimizar bajas en el campo de batalla o en accidentes donde los recursos para atender al número de heridos son limitados. En la película Pearl Harbor, las enfermeras marcaban con cintas de colores a los heridos, clasificándolos según el triage para priorizar su atención médica. ¿Cómo puedes aplicar el principio del triage en tu gestión del tiempo?

Ante tu lista de tareas, actividades o proyectos deberías idealmente concentrarte en aquello que maximice los beneficios en la mayoría de tus indicadores de manera permanente. No siempre ocurre así. Retirar la atención a algunos proyectos en beneficio de otros por motivos de urgencia o carencia de visión estratégica puede dejarte la sensación de estar desperdiciando tu tiempo o tu talento, perdiendo la oportunidad de conseguir no sólo eficiencia en tu trabajo, sino también efectividad.

La clasificación del triage

La clasificación de los heridos según el triage se establece según la evaluación individual de cada uno de ellos. Los heridos que no precisan atención médica pueden ser marcados con una cinta verde, mientras que el resto de heridos son clasificados en tres grupos con los siguientes colores:

1. NEGRO: Aquellos que morirán, tanto si reciben atención médica como si no.

2. AMARILLO: Aquellos que sobrevivirán, tanto si reciben atención médica como si no.

3. ROJO: Aquellos que sobrevivirán únicamente si reciben atención médica.

Dado que el objetivo del grupo médico encargado de la atención a heridos es minimizar el número de víctimas, el sentido común nos dice que su atención prioritaria se centre en los heridos del grupo 3 (rojo) mientras que la atención a los heridos de los otros dos grupos (amarillo y negro) se postpone en el tiempo, restándole prioridad.

El triage de tus proyectos y cómo tratarlo

El paralelismo que puedes establecer para la gestión de tus actividades es el siguiente:

1. NEGRO: Proyectos, tareas o actividades que no serán un éxito ni contribuirán a acercarte a tus objetivos tanto si trabajas para ellos como si no. Acción: Abandona cualquier acción puesto que los resultados esperados no están alineados con tus objetivos, tanto si intervienes como si no.

2. AMARILLO: Proyectos, tareas o actividades que serán un éxito les prestes o no les prestes atención. Acción: Mantén un seguimiento puntual de estas actividades, pero no necesitas invertir tiempo de forma contínua para que lleguen a buen puerto.

3. ROJO: Proyectos, tareas o actividades que sólo serán un éxito y estarán alineados con tus objetivos únicamente si les prestas atención. Acción: Coloca estos proyectos en tu lista prioritaria de actividades. Emprende acciones inmediatas para conocer el estado de cada uno de ellos, aclarar qué objetivos persiguen y poner en marcha la siguiente acción necesaria que les acerque a su consecución.

*********

¿Alguno de tus proyectos cae en tu lista negra para ser abandonado? ¿Tienes claro a qué tareas, actividades o proyectos les colocarías la cinta roja este año que comienza?

Feliz y próspero 2011!

¿Quieres recibir los artículos de Sabiduría Consciente en tu e-mail en el día de su publicación? Subscríbete en la sección “artículos en tu email” de Sabiduría Consciente 

Esta entrada fue publicada en Productividad personal con las etiquetas , , . Bookmark the permalink.

Los comentarios estn cerrados.