Evolución personal: 5 creencias míticas para erradicar

Durante los primeros años de nuestras vidas, nuestras mentes absorben toda la información que recogen nuestros sentidos para conformar un sistema de referencia, un conjunto de creencias que nos ayudará a entender la realidad. Por otro lado, esas creencias también nos establecerán límites a esa realidad, en un principio para proporcionarnos seguridad en nuestro aprendizaje, aunque más adelante necesitemos modificar y ajustar nuestras creencias para mantener un ritmo adecuado para nuestra evolución personal.

¿Cuáles son las fuentes de donde provienen tus creencias? Principalmente es tu familia más cercana la que te transmite su paradigma de referencia, aunque con la revolución de los medios de información que hemos experimentado durante el último siglo, son cada vez más fuentes de información las que nos llegan a influir en la forma en que miramos la realidad a lo largo de nuestra vida.

En este artículo he seleccionado varias creencias que cuestionar a la hora de plantearte una evolución en tu desarrollo personal en cada una de las áreas en las que influyen. A medida que las leas, pregúntate hasta qué punto consideras verdaderas las afirmaciones que contienen.

1.- Sobre la felicidad: Cuanto más ignorante, más feliz.

También conocida en el refranero por “Ojos que no ven, corazón que no siente”, y en países angloparlantes como “Ignorance is bliss”, esta creencia nos oculta inconscientemente muchas opciones, nos hace mirar hacia otro lado y permanecer en nuestra zona de confort evitando cuestionar nuestra realidad para poder prosperar. El contenido de este artículo que ahora lees choca frontalmente con esta creencia.

2.- Sobre el trabajo: Esfuérzate y trabaja duro para obtener más y mejores resultados.

Esta creencia nos lleva a centrarnos más en el proceso que en el motivo (motivación) de nuestro trabajo, nos dice que lo importante es la cantidad de tiempo que le dedicamos, y no lo que nos aporta. Asociamos la palabra trabajo a palabras como esfuerzo, autoridad, disciplina, sacrificio, voluntad, imposición y obligación. ¿Cómo queremos disfrutar de nuestro trabajo si tenemos programado en nuestra mente una creencia así?

3.- Sobre la Salud: La genética nos hace así y no podemos cambiarla.

O lo que es lo mismo, la salud de nuestro cuerpo y nuestra forma física tienen un destino escrito en nuestros genes. Según esta creencia carecemos del poder de transformarnos y de cambiar nuestro cuerpo a mejor. Sin embargo, no tenemos que esforzarnos mucho para encontrar evidencias de lo contrario: La epigenética, que estudia cómo los factores no genéticos afectan al desarrollo humano, nos demuestra cómo a través de nuestros hábitos y estilo de vida, especialmente en cuanto a dieta, ejercicio físico, hábitos de sueño y niveles de estrés se refiere, alteran la expresión de determinados genes en nuestro ADN y nos ayudan a mejorar nuestro estado físico, aumentando bienestar y longevidad. Esto significa que efectivamente puede haber múltiples futuras versiones de ti, y eres tú quien decide a través de tu estilo de vida hacia cuál de esas versiones evolucionas.

4.- Sobre las Finanzas: El dinero no da la felicidad.

Mítica creencia extendida por toda la población diseñada para limitar nuestra visión acerca del dinero. Cada uno de nosotros puede tener una interpretación distinta sobre esta afirmación, una interpretación racional, pero a nivel inconsciente, y especialmente si los resultados financieros en tu vida no son los que deseas, puede que la interpretación que predomine en tu sistema de creencias se parezca más a “Con dinero no hay felicidad”, o lo que es lo mismo “Si quieres ser feliz, no tengas dinero”.  Si quieres atraer más dinero a tu vida, comienza a cuestionarte cómo te relacionas con él y qué creencias son las que te acercan o te alejan de él.

5.- Sobre las Relaciones: En el amor hay que sufrir.

Mediante esta creencia, tanto la persona que busca una nueva relación, como la que ya la tiene y no le satisface, se encuentran limitadas a la hora de mejorar. En nuestra cultura, remontándonos incluso a los mitos griegos, el amor se asocia casi exclusivamente al enamoramiento, a una pasión irracional, a la emoción pura y al sentimiento acompañado de sufrimiento. Sólo hay que escuchar varias canciones al azar o ver en tv alguna serie a media tarde para comprobar cómo esta creencia se alimenta de forma sistemática y diaria a través del arte, la literatura o el cine.

Si el amor es sufrimiento según esta creencia, no buscaremos más relaciones, y además, toleraremos el sufrir relaciones porque “creeremos” que es lo normal.

Puede que no dé para un guión de telenovela o la letra de una canción, pero para la vida real el amor completo, basado en la amistad, el acuerdo y la ternura, es motivo de autorealización sin sufrimiento.

******************

Y bien, ¿Cómo te parecen de verdaderas cada una de las cinco afirmaciones?

¿Quieres recibir los artículos de Sabiduría Consciente en tu e-mail en el día de su publicación? Subscríbete en la sección “artículos en tu email” de Sabiduría Consciente 

Esta entrada fue publicada en Desarrollo personal, Life hacking con las etiquetas , . Bookmark the permalink.

4 Respuestas a Evolución personal: 5 creencias míticas para erradicar

  1. Muy buenos días, Raúl y lectores y lectoras.

    Un artículo excelente. Estoy estudiando “coaching” en Barcelona y una de las temáticas que me tienen especialmente “atrapado” es precisamente ésta, la de las creencias. Considero fundamental la revisión de modelos mentales y de creencias para todo proceso de “coaching” o de cualquier otra metodología para la superación y el crecimiento individuales.

    Gracias por la atención. Saludos a tod@s.

    • Raúl says:

      Gracias por tu comentario Joan. Efectivamente, las creencias, junto a las emociones forman un par de elementos poderosísimos que, si conocemos cómo manejarlos, nos ayudarán a mejorar y a manejar nuestra realidad mucho mejor.

  2. Pingback: Pensamiento estratégico: Así resolvía Einstein sus problemas | Sabiduría Consciente

  3. Pingback: Los 5 artículos más leídos de Sabiduría Consciente en 2011 | Sabiduría Consciente