Por qué no logramos cosas extraordinarias

extraordinario

¿Has tenido alguna vez la sensación de ser especial por algún motivo? ¿De tener la misión de marcar la diferencia en algún lugar en algún momento de tu vida? ¿Has tenido la certeza de que algún día verías esa oportunidad diseñada para que sólo tú la aprovecharas?

La historia está llena de ejemplos de hazañas y logros extraordinarios del ser humano. Sin embargo, la mayoría de personas llevan una vida “normal”, como diría Steve Jobs, “tratando de no romper muchas cosas por ahí”, dentro de un sistema u otro que les facilitan seguridad y comodidad. El inconveniente de estos sistemas es que no suelen dar esas oportunidades para lograr cosas extraordinarias. Es más, evitarán al máximo todo lo que se salga de lo ordinario y normal. Cualquier intento de romper el status quo que tanta comodidad le da al propio sistema y a sus seguidores será atacado frontalmente con toda la fuerza posible. Por lo que si quieres en mi opinión la respuesta a la pregunta del título de este post, ¿Por qué no logramos cosas extraordinarias?, es porque nos rendimos ante la fuerza de lo cotidiano y conocido.

Esto es lo que pasa cuando se te pasa por la cabeza intentar ir más allá de lo establecido y conseguir tus sueños:

1. Tus aliados se vuelven tus enemigos

Comenzando por tu círculo más íntimo de familiares y amistades, hasta cualquier persona que puedas comentarle lo que quieres hacer, parecerá que ellos ya han estado allí donde quieres ir y no te desearán que te embarques en el viaje. Todos los comentarios desalentadores que escuches serán un vivo reflejo de tu propio condicionamiento, de tus dudas y de tus miedos. Prácticamente la totalidad de ellos preferirán que todo quede igual que estaba, porque es lo que conocen, y porque probablemente no podrían encajar que existiera una evidencia de que hay algo más allí fuera. Para ellos entonces ya no existirían excusas para perseguir sus propios sueños.

Lo peor de todo es que tu mente te hace creer que todos ellos tienen razón.

2. El tiempo se te hará eterno en el proceso

Parece que va todo lento, sí. En realidad es la impaciencia ante la falta de resultados tempranos lo que nos pone en ese estado emocional.

Todo proceso tiene su tiempo de incubación, maduración, desarrollo. Vivimos entretenidos por medios que nos muestran los logros de personajes famosos y empresas de éxito. Sin embargo esos mismos medios no difunden todo el tiempo de desarrollo de esos acontecimientos. Pueden ser hasta décadas de perseverancia y paciencia que pasan desapercibidas a la luz del público, que sólo ve el resultado final.

Cada elemento de este universo en que vivimos se desarrolla a cierto ritmo y según ciertos ciclos. A nuestra vista puede parecer que un árbol recién plantado no está creciendo, pero en el transcurso de años ese mismo árbol puede superar la altura de edificios.

El tiempo al fin y al cabo sólo es una perspectiva hacia adelante o atrás desde el momento presente, donde todo parece que ha ocurrido en un instante.

3. Lo más probable es que consideres que lo razonable es el abandono

Dice un proverbio chino que la tentación de abandonar se hace más fuerte cuando estamos a punto de conseguirlo.

Y si llegas a ese punto y de verdad abandonas, deberás saber que el sistema ha vencido de nuevo y ha conseguido mantener el equilibrio tan deseado. Todo vuelve a la normalidad, todo vuelve a ser familiar, cómodo, conocido. Vuelves a ver la vida pasar desde el mismo sitio. El sistema te ha demostrado que es así como se está mejor, sin peligros, sin aventuras, sin riesgos, y querrá que permanezcas bajo sus reglas reforzando más aún tu condicionamiento para que no se te vuelvan a pasar esas ideas locas por la cabeza.

Si no abandonas llegado a este punto, irás contracorriente, serás irrazonable actuando muchas veces de forma insensata sólo valiéndote de tu instinto y tu deseo de seguir adelante, pero más temprano que tarde, habrás no sólo conseguido tu sueño, sino creado una nueva realidad a la que esta vez el sistema tendrá que haberse adaptado.

  ****************************

¿Quieres recibir los artículos de Sabiduría Consciente en tu e-mail en el día de su publicación? Subscríbete en la sección “artículos en tu email” de Sabiduría Consciente

Vídeos relacionados:

SmileChannelTV: Jack Canfield: La fisiología del éxito 

Esta entrada fue publicada en emprender con las etiquetas , , . Bookmark the permalink.

Los comentarios estn cerrados.