¿Creas vacíos o esperas al límite?

al limiteConozco a personas que se enfrentan cada día con su entorno de dos formas distintas. Dos formas que podríamos llamar “Crear vacíos” y “Esperar al límite”.

Ambas formas de comportamiento están arraigadas por los hábitos que cada persona ha ido incorporando a lo largo de su vida, y también por sus creencias.

Te propongo explorarlas para descubrir en qué se fundamentan y qué podrías aprender si te reconoces en alguna de ellas.

Crear vacíos

“La naturaleza aborrece el vacío” 

Cuando creamos vacíos establecemos un lugar físico, mental o emocional donde aún no hay nada, sólo vacío, con el fin de que la naturaleza haga su trabajo, es decir, que llene ese vacío creando algo nuevo.

¿Cómo se crea un vacío? En el mundo material esto es aparentemente más sencillo. Si queremos que cualquier recipiente pueda llenarse, debemos vaciarlo antes, reservamos una mesa para el nuevo compañero en la oficina, o quizás jubilamos un viejo abrigo del armario para poder colgar el nuevo, etc.

En el mundo de las ideas, en tu mente también puedes crear vacíos. Todo proceso creativo parte de un vacío que la mente crea cuando la realidad que conoce no se corresponde con un ideal que queremos crear. Esa distancia entre lo que ya es y lo que aún no, es un vacío que tiende también a ser ocupado mediante la tensión creativa que genera las ideas necesarias para materializar ese ideal.

Cuando planificas, creas vacíos: ¿Te gusta tener las cosas atadas, planeadas? ¿Llegar con tiempo a las citas y dejarte colchones de tiempo para cualquier tarea? ¿Pensar en el Plan B, C y D? Todo esto son vacíos que creas en tu mente, para que tu entorno tenga espacio para crear la realidad que tú quieres.

¿Cuál es el área de mejora del comportamiento “basado en crear vacíos”? Si has respondido a las preguntas anteriores afirmativamente o te reconoces de algún modo en este tipo de comportamiento, es que posiblemente tampoco toleres muy bien el cambio imprevisto, las prisas innecesarias o aquello que te hace cambiar sin que tú lo hayas anticipado. Cuando lo perfecto es enemigo de lo bueno, es hora de buscar flexibilidad, tolerancia y aceptación ante lo inesperado. Los beneficios de crear vacíos empiezan a desvanecerse cuando quieres controlarlo todo, hasta el libre albedrío. Si aceptas que todo puede pasar por mucho que creas ir por delante, te ahorrarás muchos disgustos. Quizás haya algo que puedas aprender de aquellos que “esperan al límite”.

Esperar al límite

¿Experimentas de forma continua situaciones límite? Y como tales no me refiero a situaciones de vida o muerte, sino más bien situaciones en las que tu entorno parece imponerte un ritmo de actividad con unos recursos limitados: Parece no haber tiempo para nada, los eventos futuros se acercan a tal velocidad que no alcanzas a terminar de visitar uno de ellos cuando ya estás empezando el siguiente.

Si crees que tu entorno influye en más medida en tu realidad que lo que tú puedes influir, y cada vez que miras al calendario que se te viene encima, lo ves siempre complicado de encajar, puede que hayas creado el hábito de esperar a los límites.

En mi opinión, este modo de comportamiento es más pasivo, puesto que si no generamos ningún tipo de visión de futuro ni planificación, nos dejamos más a merced de la voluntad de otras personas o de nuestro entorno. Sin embargo, dejar respirar a la realidad es también la virtud de la persona que acepta los cambios como parte de su crecimiento.

La mejora evidente de alguien que siempre espera al límite es la anticipación y la planificación en cualquier marco temporal, aunque planificar para estas personas parezca una “perdida de tiempo” y sólo lo hagan cuando “no queda más remedio”. Establecer una visión o una lista de metas que quieras ver cumplidas en un futuro inmediato o lejano te ayudará a revelar esos recursos temporales y materiales que siempre parecen estar escasos.

*************************

Algunas veces te encontrarás esperando al límite, otras veces te reconocerás dejándote margen y creando vacíos. Ambos comportamientos generan cambios. En mi opinión, esos cambios se producen de forma más consciente cuando anticipas algún vacío, sin esperar en todos los aspectos al límite.

Si esperas siempre al límite, tu entorno responderá con crisis. Una crisis es un cambio necesario que no fue en su día conscientemente planificado. Por el contrario, si siempre pretendes crear vacíos y márgenes de seguridad, tu entorno te responderá con imprevistos que difícilmente encajarás emocionalmente.

¿Quieres recibir los artículos de Sabiduría Consciente en tu e-mail en el día de su publicación? Subscríbete en la sección “artículos en tu email” de Sabiduría Consciente

Vídeos relacionados:

SmileChannelTV: Robin Sharma: Las tres claves para la productividad

 

Publicado en Life hacking, Productividad personal | Etiquetas , , , | Comentarios desactivados

Dos formas muy distintas de comenzar el año nuevo

año nuevoEn los primeros días del año cada uno de nosotros demuestra lo comprometido o comprometida que puede estar con sus metas personales. Al fin y al cabo el paso del 31 de diciembre al 1 de enero es una transición más como la de todos los demás días. Nuestro cuerpo y nuestra mente no van a notar la más mínima diferencia, seguirán obedeciendo principalmente a nuestros patrones, ciclos, automatismos y hábitos que mantenemos de año en año.

Algo hay distinto sin embargo en las celebraciones en esta transición de un día a otro, y es la tradición de festejar, de agradecer, de compartir y en definitiva de buscar un sentimiento de felicidad porque ha terminado un año y comienza uno nuevo. Podemos aprovechar este entorno para aumentar emocionalmente nuestra motivación hacia el cambio, o por el contrario, observar otro año más los mismos rituales como una costumbre sin ir más allá.

Solemos aprovechar para hacer balance y, por qué no, realizar nuevos propósitos o marcarnos nuevas metas. Pero hay un punto de inflexión, un punto en nuestro medidor de motivación que hace que esos planes se conviertan en realidad, o por el contrario que volvamos a entrar en la rueda de los mismos hábitos que pueden sabotearlos.

Te propongo que pienses y elijas conscientemente de qué forma quieres comenzar este nuevo año:

Opción 1. Todo cambia, menos yo.

Elige esta opción si consideras que lo que eres, haces o tienes ya es lo que quieres a partir de ahora. Si con el impulso que te ha llevado donde estás ahora en tu vida es suficiente para continuar por el momento. Si piensas que lo que te rodea te seguirá manteniendo donde estás.

Si esta es la opción que eliges, todo es fácil y cómodo. Relájate y disfruta del viaje. Suelta los mandos y deja que tu entorno sea el que marque la ruta, que otras personas sean las que digan lo que tienes que hacer y que las costumbres y lo que hay vaya por delante. De este modo, si algo sale como no quieres, no va a ser culpa ni responsabilidad tuya y nadie te podrá echar nada en cara.

Opción 2. Como yo cambio, todo cambia.

Elige esta opción si sientes que algo no termina de estar donde quieres que esté. Si en el año que ya ha pasado habrías cambiado todo o parte de su guión. O también si agradeces todo lo que pasó el año pasado, pero sabes que a partir de este nuevo año puedes ser más, hacer más o tener más, sólo con tu palabra, tu compromiso, y tus acciones dirigidas a cambiar, a romper hábitos que ya no te sirven y generar nuevos que te ayuden a mejorar, y a terminar el año pensando: Sí, fue un gran año.

Si esta es la opción que eliges, no lo tienes tan fácil. En frente se encuentran nada más y nada menos que los peores saboteadores que te puedas imaginar. Están escondidos en tu entorno, en las personas que menos te imaginas, y dentro de ti. Son esas voces que te dirán que no puedes, que todo está bien como está y que no te compliques la vida. Es una opción incómoda también porque serás tú quien elijas ser, hacer o tener, y serás responsable de todo lo que pase. No habrá nadie más a quien culpar.

********************************

Comienza el año eligiendo con responsabilidad y sigue disfrutando el viaje.

¿Quieres recibir los artículos de Sabiduría Consciente en tu e-mail en el día de su publicación? Subscríbete en la sección “artículos en tu email” de Sabiduría Consciente

Vídeos relacionados:

SmileChannelTV: Andy Cohen: Las 6 reglas del liderazgo

 

Publicado en Liderazgo, Motivación | Etiquetas , , , | Comentarios desactivados

Tres pasos para reconciliarte y despegar

Seguramente si a la mayoría de nosotros nos preguntaran si creemos que con confianza, intención y motivación se puede conseguir todo lo que nos propongamos, la respuesta sería sí. Si nos preguntaran si creemos que todo puede ser posible si te lo propones, si le dedicas toda tu pasión y si te concentras en trabajar para y por tus metas, la respuesta probablemente seguiría siendo sí. Sin embargo, ¿Por qué nuestro comportamiento no corresponde con lo que tan convencidamente creemos que es posible? ¿Por qué no dedicamos todos nuestros esfuerzos en perseguir nuestros sueños, en vivir al máximo independientemente de los obstáculos que nos podamos encontrar, y por el contrario nos conformamos con una vida que nos ofrece sólo circunstancias que no sólo no están alineadas con lo que queremos, sino que en muchas ocasiones, están directamente opuestas a nuestros deseos?

Muchas de las respuestas a estas preguntas se pueden resumir en una sola: ¿Por qué creemos lo que decimos pero no lo demostramos haciendo lo que decimos que creemos?

Desde un punto de vista racional la mayoría de las personas quieren mejorar, quieren sentirse bien y quieren prosperar en la vida. No sólo lo quieren, sino que también creen conscientemente que lo quieren. Sin embargo, es nuestra programación mental, sí, ese conjunto de hábitos y creencias que llevamos integrado en nuestra mente desde pequeños, la que nos hace, de forma automática e inconsciente, seguir cómodos, y corroborar toda la lista de motivos que nos hace permanecer inmóviles, haciendo lo de siempre, buscando causas en nuestro entorno que nos permiten quedarnos tranquilos con la decisión de no hacer nada nuevo al respecto. “Es lo más sensato”, nos dice, “está clarísimo”, “tienes toda la razón en no dar el paso y quedarte donde estás”. “Cualquier otro camino te llevará hacia el riesgo, el peligro, la incertidumbre, y todo eso no lo queremos, verdad?”

La buena praxis de nuestras vidas se demuestra en la coherencia entre nuestras creencias y nuestro comportamiento. Te propongo tres pasos para retomar esa coherencia y vivir íntegramente en línea con tus valores y tus metas en la vida:

1. Identifica en qué área de tu vida no tienes claras tus prioridades o hay contradicciones. ¿dónde sientes que cada paso que das hacia delante cuesta el triple que los que retrocedes hacia atrás? En este área seguramente sea en el que una parte de ti está queriendo despegar hacia nuevas cotas de altura, hacia un nuevo estándar, pero otra parte te retiene de una forma “sensata” y “segura”.

2. Toma perspectiva una vez hayas identificado esas dos partes enfrentadas, y traza un plan para que negocien un acuerdo entre ellas y contribuyan a darte claridad en tus prioridades. ¿En qué te beneficia cada una de ellas? ¿Qué está dispuesta cada una de ellas a ceder para llegar a un acuerdo? ¿Cómo pueden combinar fuerzas las dos partes para cumplir tu meta?

3. Escribe el acuerdo al que lleguen esas dos partes a modo de declaración personal, con una frase afirmativa y en tiempo presente y léela tan frecuentemente como puedas, incorporándola poco a poco a tu día a día.

*******************

¿Sabes que la gran mayoría de nuestros pensamientos, creencias y comportamientos son inconscientes? Usa tu parte consciente con técnicas como la que te presento en este post para reconciliar y alinear internamente tus prioridades y tu entorno responderá.

******************************

¿Quieres recibir los artículos de Sabiduría Consciente en tu e-mail en el día de su publicación? Subscríbete en la sección “artículos en tu email” de Sabiduría Consciente

Vídeos relacionados:

SmileChannelTV: Brian Tracy: El Secreto del Éxito

SmileChannelTV: Stephen Covey. El Octavo Hábito

Publicado en Coaching | Etiquetas , , , | Comentarios desactivados

No me pidas fijar objetivos cuando tengo fuegos que apagar

Cuando algo te funciona y crees que puede ser de utilidad a otras personas, lo compartes, o eso es al menos lo que hago yo mediante los posts de este blog o los talleres y seminarios que desarrollo. Sin embargo, incorporar consejos aún sabiendo que van a estar a nuestro favor requiere a veces cambiar drásticamente nuestros hábitos y creencias, y retar a nuestro saboteador interno.

Este post discurre por algunas de las causas que pueden sabotear nuestros planes a la hora de plantearnos nuestras metas vitales, e intenta desenmascarar a esa voz interna que nos impide cambiar, progresar y crecer.

Difícilmente consigues objetivos si no empiezas por fijar precisamente cuáles son. Si eres de las personas que además tiene los objetivos por escrito, perteneces a una minoría que conoce cuáles pueden ser las ventajas de tenerlos negro sobre blanco.

Distingue tu condicionamiento de tu conciencia

¿Qué es lo que nos impide ponernos manos a la obra, sentarnos y definir qué es lo que queremos, cuáles son nuestros sueños, nuestras metas, nuestros hitos clave en nuestra vida que no queremos dejar de visitar? La primera respuesta que te venga a tu mente para responder esta pregunta puede que busque una justificación, y responda más a tu propio condicionamiento que a lo que realmente eres. Vuelve a revisar mentalmente tu respuesta y pregúntate si esa es la respuesta fácil, la respuesta automática que te da tu mente para excusarte y tener razón. Puede que esa justificación sea en realidad la voz de otros, del paradigma de la sociedad en que vives, de tu educación o simplemente la respuesta del miedo a lo desconocido o lo incómodo.

El esfuerzo sin propósito no te traerá resultados

Encamina tus esfuerzos a elevar tu nivel de conciencia. Prince Pritchett lo explica mediante la siguiente metáfora: Una mosca entró en una habitación por una ventana abierta, pero ahora se encuentra atrapada, es capaz de ver el mundo exterior, donde quiere volver, pero cada vez que se dirige hacia él, choca con el cristal de la ventana. Sólo un par de metros más allá se encuentra la ventana abierta, pero la mosca insiste en golpear una y otra vez contra el cristal. Su energía va disminuyendo en cada golpe, hasta que cae rendida y sin fuerzas para continuar. Solo la falta de conciencia le impide ver que su objetivo lo tiene más cerca de lo que parece.

Tu cerebro se irá apagando

Lo que nos sugiere todo esto es que si puedes elegir, elegirás el camino a tu objetivo, pero en otras ocasiones tu mente te saboteará haciéndote creer que no hay elección, que el único camino es seguir tu condicionamiento y golpear el cristal una y otra vez. Y cuanto más lo golpees, más inconsciente será tu comportamiento.

Es más, si continúas actuando según tu condicionamiento, tus niveles de estrés se incrementarán creando un círculo vicioso. Investigadores recientemente han reportado en el Journal of Neuroscience que la interacción de las hormonas del estrés hidrocortisona y noradrenalina “apagan” la actividad de las áreas del cerebro encargadas del comportamiento basado en objetivos. Sin embargo, las áreas responsables del comportamiento dirigido por hábitos permanecían intactas.

Cuando estamos en “piloto automático”, en modo reactivo, encadenando una tarea con la siguiente, un hábito con otro, apagando fuegos, “en la lucha”, pero sin perspectiva de dónde está esa ventana abierta, las oportunidades permanecen ocultas, la suerte esquiva y los problemas recurrentes. Conciencia o condicionamiento. Tú eliges.

******************************

¿Quieres recibir los artículos de Sabiduría Consciente en tu e-mail en el día de su publicación? Subscríbete en la sección “artículos en tu email” de Sabiduría Consciente

Vídeos relacionados:

SmileChannelTV: Zig Ziglar: Cómo establecer metas y prioridades

SmileChannelTV: Brian Tracy: El secreto del éxito

 

Publicado en Neurociencia, Productividad personal | Etiquetas , , | Comentarios desactivados

Cambio disruptivo en dos pasos: Consigue lo imposible

¿Qué es más fácil, conseguir lo imposible o decir que es imposible lo que quieres conseguir?

La ciencia nos demuestra a través de la física cuántica que toda nuestra experiencia vital es producto de nuestra propia observación, de nuestra conciencia, de lo que creemos que es cierto en nuestra realidad y por tanto manifestamos y observamos.

“Tanto si piensas que puedes, como si piensas que no puedes, estás en lo cierto.” (Henry Ford)

Escondidas tras una cortina de humo se encuentran nuestras creencias. Desde nuestro subconsciente, en nuestro día a día, conforman nuestro paradigma, dirigen nuestros pensamientos, nuestros comportamientos y manifiestan nuestra realidad.

De lo predecible a lo posible

Lo predecible lo experimentas cada día que permaneces cómodamente en la zona donde más fácil te resulta todo, donde hay menos riesgo,  en tu zona de confort. Sí, en ese lugar, con esos hábitos, donde no distingues una semana de la siguiente y parece que vas detrás de la vida en vez de vivirla. Donde todo parece decirte que es mejor quedarte como estás que aventurarte a lo desconocido. Todos tenemos ese lugar cómodo, pero también de vez en cuando tenemos la certeza de que hay algo mejor esperándonos, de que podemos aportar más si salimos de ese lugar y rompemos de algún modo el equilibrio. En definitiva, sabemos que nos queda mucho por experimentar y mucho por crecer.

El ser humano busca su prosperidad por naturaleza, aunque sea de forma inconsciente, y es cuando ese deseo de prosperar se manifiesta de forma consciente cuando se nos presenta la oportunidad de plantar cara a la comodidad y al miedo, y comenzar a pasar de lo predecible a lo posible, a lo que sabes que realmente quieres ser.

Rompe con la comodidad de lo predecible

1. Descubre el patrón que se repite

Los siguientes resultados en tu vida pueden darte pistas del patrón que quieres descubrir:

  • Estás intentando conseguir algo y tus resultados no avanzan al ritmo que quisieras.
  • Siempre consigues el mismo tipo de trabajo, la misma relación, los mismos ingresos.
  • Has tenido una buena racha de resultados que ahora parecen haberse estancado.

¿Qué es lo que haces, dices o sientes cada vez que este patrón se repite?

2. Interrumpe el patrón y crea uno nuevo de forma disruptiva

¿Qué puedes cambiar?

  • De sentido común: Mismas acciones conducen a mismos resultados, y si repetimos esas mismas acciones una y otra vez obtenemos un patrón. Parece sentido común, pero la mejor táctica para romper un patrón limitante en tu vida, una vez lo has identificado, es comenzar haciendo algo distinto a lo que haces.
  • Haz la prueba durante 30 días: Si el haber realizado una acción distinta dentro del patrón que descubriste te trajo nuevas perspectivas, aire fresco y un nivel más de conciencia, imagínate repetirlo durante al menos 30 días. ¡Sólo por probar! El calendario te facilita esta tarea: puedes aprovechar cada mes para probar nuevos patrones, nuevos hábitos, acciones distintas. ¿Por qué no probar durante todos los días del mes que viene algo distinto?
  • Pon en práctica alguna táctica extrema de productividad que te haga probar tus propios límites.

*************************

La física cuántica nos demuestra que cualquier partícula del universo está potencialmente en todos sus estados posibles hasta que la observamos mediante nuestra consciencia. Es esta observación la que manifiesta uno de esos estados y hace que el resto aparezcan como “imposibles”. ¿Qué es en realidad lo que hace que algo nos parezca imposible entonces? El cómo observamos nuestro mundo a través de las lentes de nuestras creencias. Por lo tanto, cada vez que consigues deshacerte de una creencia que te limita, haces que lo que antes observabas como imposible sea ahora posible. Cuestiónate tu realidad, obtén diferentes puntos de vista, diferentes perspectivas de este mundo y cada vez te darás más cuenta de que imposible, no lo es nada.

¿Quieres recibir los artículos de Sabiduría Consciente en tu e-mail en el día de su publicación? Subscríbete en la sección “artículos en tu email” de Sabiduría Consciente

Vídeos relacionados:

SmileChannelTV: Pensamientos que modifican la realidad

Publicado en Conciencia | Etiquetas , , , , | Comentarios desactivados